Las babas del diablo

Las babas del diablo es una novela del tan conocido Julio Cortázar, de la que podríamos afirmar, sin lugar a dudas, que se encuentra dentro de los parámetros de lo fantástico. La razón de ello es que su trama es de lo más desconcertante: trata, a grandes rasgos,  de un fotógrafo muerto y vivo a la vez que retrata a una mujer, que está bajo el mando de un tipo cercano a un coche, y un joven adolescente que parece estar amenazado por esta. A lo largo de esa acción, el protagonista especula sobre cuál es el objetivo de la mujer y del tipo en relación al joven adolescente. En ningún momento se desvela qué pretenden hacer con el chiquillo aunque, desde el punto de vista del fotógrafo, parece ser algo poco grato.

Podría afirmar que el personaje principal es consciente de lo que va a ocurrir o, al menos, lo suficiente como para desear salvar al chiquillo. No obstante, en ningún momento se informa al lector de las ideas caviladas en la cabeza del protagonista, lo cual favorece a generar duda y tensión. Esta incertidumbre se prolonga a lo largo de la obra y parece ser uno de los objetivos, ya que Cortázar alimenta al público con esa sensación de angustia.

Cabe mencionar un hecho un tanto asombroso e inverosímil de esta historia: el fotógrafo está muerto; o al menos eso nos cuenta al inicio de la narración. En ella confluyen incoherentemente dos puntos de vista distintos; el del sujeto muerto contando su historia y el del sujeto vivo contando su historia, lo cual confunde al interlocutor. En mi caso terminé por cuestionarme si existían dos realidades alternas; una en la que estuviera vivo y otra en la que estuviera muerto. Por otro lado, me veo en la obligación de añadir que el modo de narración varía de la primera persona a la tercera y, según suposiciones mías, parece estar ocasionado porque el personaje principal, que es el que la cuenta, no está muy seguro de qué manera relatarla.

Me gustaría señalar que existe una dualidad dimensional constatada: cuando el protagonista revela la fotografía tomada a la mujer y el joven adolescente, hace de ella muchas ampliaciones y, una vez concluye con estas, contempla su trabajo. En él ve la escena de nuevo en lo que parece ser un universo alterno y, apesadumbrado, se da cuenta de que no puede hacer nada para impedirla. Entonces, decide tomar una foto de la misma fotografía revelada y, asombrosamente, vuelve a impedir la escena. Posiblemente, esta sea una de las tantas pruebas de lo fantástico que tenemos también en  el relato, dado que la tensión y extrañamiento que ocasiona la escena es inigualable.

Finalmente, me gustaría hablar del estilo de narración de este relato. Para ello, me veo en la obligación de colocar un fragmento:

        Nunca se sabrá cómo hay que contar esto, si en primera persona o en segunda, usando la tercera del plural o inventando continuamente formas que no servirán de nada. Si se pudiera decir: yo vieron subir la luna, o: nos me duele el fondo de los ojos, y sobre todo así: tú la mujer rubia eran las nubes que siguen corriendo delante de mis tus sus nuestros vuestros sus rostros. Qué diablos.

Como se puede observar, en él confluyen distintos tipos de narrador en lo que parece ser una experimentación alrededor del lenguaje; para Cortázar era muy importante la forma en la que se relataban los hechos: afirmaba que era fundamental encontrar un estilo definitivo en ella. Por ello, nos hallamos frente a un tipo de estructura parecida a la de Los cachorros  de Vargas Llosa, en la que hay innovación y vanguardia.

Posiblemente, el motivo por el que Cortázar decidió emplear este modo de expresión fue el consecuente a la crudeza de lo que le ocurre al protagonista; como dije antes, es alguien que está muerto y vivo a la vez. Este hecho es tan impactante, tan rotundo, que el personaje principal no parece estar seguro de cómo plasmarlo. El peso de la muerte podría considerarse ampliamente desconcertante y, con esto, verse anclado a un tipo de narración excéntrica, a juego con su tragedia.

La historia concluye de manera semejante a su inicio; con el fotógrafo en el cielo, describiendo las nubes.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s